1.png

Doctrina de Dios

Dios es amor, poder y esplendor. Por amor decidió crearnos y desea una conexión íntima con la humanidad. Sus características principales son maravillosas, es lento para la ira y grande en misericordia.Busca comunicarse aun con la humanidad a través de muchas maneras. Es un misterio; Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.

Di-s Padre.png

DIOS EL PADRE  •  Comienza el gran día del juicio.

 

Tronos ardientes con ruedas de fuego son colocados en sus lugares. El Anciano de Días ocupa su lugar. De majestuosa apariencia, preside sobre la corte. Su presencia formidable se impone sobre el vasto público que llena el salón de la corte. Delante de él hay una multitud de testigos. El juicio está preparado, los libros se abren, y comienza el examen del registro de las vidas humanas (Dan. 7:9,10).

 

El universo entero ha estado esperando este momento. Dios el Padre ejecutará su justicia contra toda maldad. Se pronuncia la sentencia: “Se dio el juicio a los santos del Altísimo; y... recibieron el reino” (Dan. 7:22). Por todo el cielo resuenan gozosas alabanzas y acciones de gracia. El carácter de Dios es percibido en toda su gloria, y su maravilloso nombre es vindicado por todo el universo.

 

Con frecuencia se comprende mal a Dios el Padre. Muchos conocen la misión que Cristo vino a cumplir a este mundo a favor de la raza humana, y están al tanto del papel que el Espíritu Santo realiza en el individuo, pero, ¿qué tiene que ver con nosotros el Padre? ¿Está él, en contraste con el Hijo lleno de bondad y el Espíritu, totalmente separado de nuestro mundo? ¿Es acaso el Amo ausente, la Primera Causa inamovible?

 

O será él, según algunos piensan, el “Dios del Antiguo Testamento”, un Dios de venganza, caracterizado por el  dicho: “Ojo por ojo y diente por diente" (ver Mat. 5:38; Éxo. 21:24); un Dios exigente, que requiere conducta perfecta, bajo la amenaza de terribles castigos. Un Dios que ofrece un contraste absoluto con la descripción que hace el Nuevo Testamento de un Dios de amor, el cual nos pide que volvamos la otra mejilla y que caminemos la segunda milla  (Mat. 5:39-41). La unidad del Antiguo y Nuevo Testamento, y su plan común de redención, se revela por el hecho de que el mismo Dios habla y actúa en ambos Testamentos para la salvación de su pueblo.

Dios, el Padre Eterno es el Creador, Originador, Sustentador y Soberano de toda la creación. Es justo y santo, misericordioso y clemente, tardo en airarse y abundante en amor y fidelidad. Las cualidades y las facultades del Padre se manifiestan también en el Hijo y en el Espíritu Santo.

 

(Gen. 1:1; Apoc. 4:11; 1 Cor. 15:28; Juan 3:16; 1 Juan 4:8; 1 Tim. 1:17; Éxo. 34:6, 7; Juan 14:9)